Experiencias de un productor orgánico

Theojary Crisantes Enciso.
Ingeniero Agrónomo.
Wholesum Harvest

  • El mercado orgánico representa grandes oportunidades
  • Existen retos fitosanitarios y de mejoramiento genético

Inicié mi experiencia en la producción orgánica de vegetales hace 27 años. Comencé en el valle de Culiacán en el estado mexicano de Sinaloa; fue en campo abierto y en pequeña escala. Sembré tomate, pepino y berenjena. Esta experiencia de sembrar cultivos orgánicos significó asumir mayor riesgo, pero también una mayor satisfacción al involucrarme en el desarrollo del cultivo.

⠀⠀⠀⠀En un clima semitropical, como es el del valle de Culiacán, las plagas y algunas enfermedades fueron los retos más exigentes desde el principio; retos que nos empujaron a diseñar una estrategia para su exclusión o disminución de estos problemas fitosanitarios en los cultivos.

La tecnología, herramienta para el campo

Un invernadero, bajo las condiciones climáticas en terrenos de la propiedad del autor, significaba una alternativa para la disminución de la presión de las diversas plagas y enfermedades que atacaban los cultivos. Un servidor fue el primero que utilizó esta tecnología para la producción orgánica en México.

⠀⠀⠀⠀Una de las maneras para reducir la incidencia de las plagas fue establecer los umbrales económicos. Otros instrumentos más han sido las trampas con feromonas, pero también las trampas pasivas y activas. Existe un gran campo de innovación que cada productor puede emplear, por ejemplo, atrayentes, repelentes, incluyendo cómo desarrollar capturas activas de insectos-plaga.

El control biológico, una experiencia en el control de plagas

Una experiencia muy singular de investigación e innovación ocurrió cuando iniciamos el uso de los insectos benéficos.

⠀⠀⠀⠀En 1990, antes de la era de Internet, investigué acerca de los controles de mosca blanca mediante la utilización de insectos depredadores o parasitoides. La literatura reportaba a Encarsia formosa como el insecto más efectivo para controlar esta plaga. En Holanda reproducían comercialmente este parasitoide. Luego de vencer trámites de logística y fitosanitarios, importé tres veces consecutivas este insecto, pero los resultados fueron muy pobres en tomate: solo parasitaba el 10% de las ninfas de mosquita blanca.

El artículo completo está disponible en el número 14, páginas 2-4, de su revista Agro Excelencia.

Descargar Vol. 14

Deja un comentario:

POST RELACIONADOS