Los enemigos naturales de insectos plaga: cómo favorecerlos

Edgardo Cortez Mondaca
Doctor en ciencias. Instituto Nacional de
Investigaciones, Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP)

  • Use bioinsecticidas a base de entomopatógenos con probada efectividad
  • Imite a la naturaleza, incrementando la biodiversidad

La trascendencia del control biológico está estrechamente relacionada con las razones de existencia de las plagas agrícolas. Por ejemplo:

  1. La introducción de organismos exóticos, libres del enemigo natural, que regula su población en el lugar de origen.
  2. La presencia alta –y casi permanente— de grandes áreas de cultivo que le brindan recursos ilimitados (alimento) a los organismos plaga.
  3. La eliminación de los factores que regulan las poblaciones de especies fitófagas, en donde se incluyen los enemigos naturales, generalmente por el empleo de plaguicidas.
  4. Por el cambio de actividades o hábitos de las personas al no utilizar la fecha de siembra adecuada; el dejar abandonadas las socas de las cosechas, no utilizar la densidad de siembra recomendada, etcétera.
  5. El cambio genético (evolución) intrínseco de los organismos. De las cinco razones anotadas, en dos de ellas, la uno y la tres, el método de control que nos ocupa tiene una importancia definitiva, pero en todas es de utilidad.

Ventajas y desventajas del control biológico

Como todos los métodos de control, el biológico tiene ventajas y desventajas. Entre las primeras destacan la casi nula contaminación del medioambiente y no provoca la resistencia de la plaga. Además, el control es a largo plazo y altamente redituable (la relación costo/beneficio es muy favorable).

       Una desventaja del control biológico es la limitada efectividad de los enemigos naturales contra insectos plagas de importancia principal. Los primeros presentan umbrales económicos de daños bajos, comparados con los perjuicios directos ocasionados por las plagas o por ser transmisores de enfermedades (vectores) en los cultivos.

       Otra desventaja es el desconocimiento existente sobre sus principios y funcionamiento. A esto hay que sumarle la escasez de financiamiento para impulsar su desarrollo. Además, las empresas de agroquímicos están más interesadas en elaborar y promocionar sustancias que promueven dependencia (por la facilidad en que pueden ser utilizados), pero que solo ejercen control de manera pasajera.

El artículo completo está disponible en el número 12, páginas 10-12, de su revista Agroexcelencia.

Descargar Vol. 12

Deja un comentario:

POST RELACIONADOS