Investigarán a terceros autorizados de COFEPRIS

Investigarán a terceros autorizados de COFEPRIS

  • Anuncian nuevos titulares de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios
  • Buscarán que terceros autorizados operen bajo reglas claras y trasparencia

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, el 3 de noviembre de 2020 dio posesión a las nuevas titulares de la comisión de Autorización Sanitaria y de Operación Sanitaria de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS): América Azucena Orellana Sotelo y Olga Elena Piña Gutiérrez, respectivamente.

     Para el subsecretario, el proceso de transformación de la COFEPRIS requiere de cambios tecnológicos y una mejor organización, motivo principal de este cambio. La adscripción de la Comisión a la subsecretaría que encabeza López-Gatell, por acuerdo publicado en Diario Oficial de la Federación el 18 de septiembre de 2020, tiene el propósito acelerar el paso en la transformación y limpieza de la corrupción.

     En la ceremonia de posesión, José Alonso Novelo Baeza, titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, explicó que en esta nueva etapa continúa el seguimiento a las averiguaciones en proceso sobre actos de corrupción.

¿Quiénes son las nuevas titulares?

América Azucena Orellana Sotelo es química farmacobióloga, maestra en Salud Pública y doctora en Administración Pública. Antes de su nombramiento en la COFEPRIS se desempeñó como directora de Calidad y Proyectos Especiales en el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI).

   Olga Elena Piña Gutiérrez se desempeñó como directora de Protección contra Riesgos Sanitarios en Tabasco de 2013 a 2019 y como directora del Laboratorio Estatal de Salud Pública de esa entidad de 2002 a 2013. Es maestra en Administración de Empresas para Ejecutivos y química farmacobióloga graduada con mención honorífica.

Van por terceros autorizados

En entrevista para El Economista, Hugo López-Gatell compartió que el proceso de autorización de la COFEPRIS es “oscuro” y “discrecional”. “No es transparente ni trazable ni auditable, y desde hace muchos años se ha prestado a la corrupción”.

      Señaló además que ya se abrieron investigaciones en particular en torno a los llamados “terceros autorizados” de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, que podrían derivar en denuncias penales.

     Un tercero autorizado es una persona avalada por la Secretaría de Salud –un laboratorio privado, por lo regular– para emitir dictámenes respecto del cumplimiento de requisitos de la Secretaría o las normas correspondientes, o para realizar estudios para efectos de trámites o autorizaciones sanitarias. Los terceros autorizados tenían como propósito reducir el tiempo de desahogo de trámites para la autorización de un medicamento o químico, presuntamente dando como resultado una reducción de 2 años a 20 días, de acuerdo con Mikel Arriola, titular de la Comisión durante el sexenio de los expresidentes Felipe Calderón y parte del de Enrique Peña.

     López-Gatell precisó que, en torno a estos operadores externos que en el sexenio pasado se expandieron como respaldo de la COFEPRIS, hay negocios turbios. “La idea teórica está padrísima, ayúdate de externos y resuelves, pero se convirtieron en espacio de coyotaje”. No se niega a que puedan seguir existiendo, pero recalcó que sería bajo reglas claras y transparentes.

La adscripción se dio por lentitud y retrocesos en combate a la corrupción

Bajo el actual mando de José Novelo, la COFEPRIS no solo no ha avanzado en el combate a la corrupción, sino que ha habido retrocesos, y por ello se dio la orden de adscribirla a la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, comentó Hugo López-Gatell durante su entrevista para El Economista.

     “Que alguien se llame a sorpresa de que en COFEPRIS hay corrupción, y hasta el momento la sigue habiendo, me parece una irresponsabilidad o complicidad”, añadió al advertir que al ponerla bajo su adscripción no fue ningún premio, porque para él solo representa más trabajo.

     Explicó que los nombramientos recientes son técnicos y no políticos porque él mismo tiene trayectoria técnica, no política, y que conoce el sistema de COFEPRIS porque en el pasado, estando en el Instituto de Salud Pública (INSP), participó en el comité de moléculas nuevas y en el comité de terceros autorizados.

Llama a la industria química y farmacéutica a retroalimentarlo

En este contexto, el funcionario convocó a la industria química y farmacéutica para recibir retroalimentación, quitar el temor de que COFEPRIS se desmantelaría y avisarles que habrá cambios de liderazgo. Comentó que la propia industria, al quejarse de la actual parálisis de la Comisión, ha reconocido que antes el sistema no era perfecto, pero avanzaban en los procesos bajo “mecanismos alternos”.

     Como parte de las indagaciones, López-Gatell encontró que dentro de la operación de COFEPRIS ha habido “tarifas de ¿hasta dónde quieres llegar?”:

     “Desde los 5000 pesos para admitir o facilitar el trámite; o si quieres avanzar más, pagas 40 000 pesos; o si quieres llegar a que sesione el comité de moléculas nuevas puedes pagar unos 230 000 pesos; o incluso si quieres llegar a que te salga la autorización se puede pagar hasta 15 millones de pesos”.

Fuentes: Secretaría de Salud y El Economista

POST RELACIONADOS