• Mar. Jul 27th, 2021

Manejo nutricional del cultivo del pepino

Francisco García Ubeda
Ingeniero agrónomo. Consultor independiente

  • Principales problemas de origen nutricional
  • Influencia de factores climáticos y edáficos

Al abordar los problemas nutricionales en los cultivos, el responsable de su manejo a menudo se enfoca en un nutriente determinado, pero se olvida de un hecho: en los suelos o sustratos existen interacciones entre nutrientes.

En efecto, las interacciones entre nutrientes pueden provocar carencias o excesos visibles en las plantas de un nutriente en específico.

Los factores que intervienen en los desajustes nutricionales son numerosos, pero destacan los causados por el clima y el tipo de suelo o sustrato. Estos dos factores deben considerarse al diseñar una solución nutritiva para corregir estos desórdenes.

En este artículo se expondrán las relaciones a cumplir entre nutrientes en el extracto saturado de un suelo, de acuerdo con las condiciones climáticas para el cultivo de pepino.

El curveado en pepino no solo es ocasionado por carencia de calcio

En las plantas frecuentemente se manifiestan síntomas; sus causas en apariencia son fácilmente reconocibles, y se puede emitir un diagnóstico nutricional rápido.

Por ejemplo, si se observa un curveado de la fruta Figura 1 en un cultivo de pepino, se puede concluir que es resultado de una carencia de calcio. Sin embargo, el origen de esta carencia puede ser por diversas causas, como una aportación baja de este nutriente. De esta forma, se habrá acertado en el diagnóstico, pero errado en la causa y, por tanto, se cometerá un error al tratar de corregir el problema.

Puede ocurrir que al tener niveles óptimos de calcio en el extracto saturado, se manifieste una carencia de este elemento por diferentes factores. Algunos de los principales elementos causantes de esta deficiencia pueden ser los siguientes:

  1. Niveles extremos de déficit de humedad. Estos ocurren tanto si se presentan condiciones de bajas temperaturas con humedades relativas altas, causando un déficit de humedad bajo, como si surgen condiciones de temperaturas altas con humedades relativas bajas. Esto afectará la apertura de estomas y la capacidad de transpiración del cultivo. Adicionalmente, dificultará la toma y transporte del calcio en la planta.
  2. Aporte excesivo de otros cationes con los que puede tener competencia. El principal catión competidor del calcio es el potasio. En menor medida, el magnesio y el ion amonio.
  3. Exceso de salinidad en el suelo.
  4. Una combinación de los anteriores.

El artículo completo está disponible en el número 10, páginas 14-16, de su revista Agroexcelencia.

Descargar Vol. 10

Deja una respuesta