Reducen fertilización de tomate con Azospirillum y micorrizas

PorAlonso

Ago 12, 2023
  • Con Azospirillum y micorrizas, el tomate requiere 50 % menos fertilizantes

  • Los biofertilizantes obtienen rendimiento de 11 kg/m2

Un grupo de investigadores busca optimizar la nutrición del cultivo del tomate mediante la biofertilización.

Los biofertilizantes son productos obtenidos a partir de organismos vivos o de sustancias orgánicas que, aplicados al suelo o a las plantas, mejoran la fertilidad y nutrición de los cultivos de manera natural. Los biofertilizantes más utilizados son microorganismos como Azospirillum y hongos micorrícicos arbusculares.

Evalúan biofertilizantes

Especialistas del Colegio de Postgraduados en Ciencias Agrícolas evaluaron el rendimiento y la calidad del fruto de tomate de crecimiento indeterminado con la inoculación de Azospirillum, micorrizas y distintas concentraciones de la solución nutritiva de Steiner, bajo un sistema hidropónico en invernadero.

La solución nutritiva de Steiner es una mezcla de nutrientes esenciales disueltos en agua que se utiliza para proporcionar los elementos necesarios para el crecimiento y desarrollo de los cultivos. Está compuesta por una combinación de sales minerales con macronutrientes (nitrógeno, fósforo y potasio) y micronutrientes (hierro, zinc y manganeso) en proporciones balanceadas.

Reducción eficaz de fertilizantes

Los investigadores compararon la solución de Steiner en concentraciones de 100, 75, 50 y 25 %, con la inoculación de Azospirillum sp. y hongos micorrícos arbusculares y coinoculación de ambas.

Las variables que evaluaron fueron rendimiento (kg/m2), número de frutos, peso promedio de frutos en gramos, firmeza y grados Brix. La solución nutritiva al 50 % presentó el mayor rendimiento (11.83 kg/m2).

Con el uso de biofertilizantes, el mayor rendimiento de fruto se obtuvo con el tratamiento Azospirillum (11.08 kg/m2).

Los especialistas señalan con estos resultados es posible disminuir en 50 % la fertilización tradicional sin que se disminuya el rendimiento y la calidad de los frutos. La inoculación con Azospirillum y HMA, ya sea solas o coinoculadas, solo afectaron ligeramente los grados Brix del fruto, su firmeza y diámetro ecuatorial

El estudio fue realizado en la Unidad Académica de Huejotzingo, del Campus Puebla, del Colegio de Postgraduados en Ciencias Agrícolas. Los hallazgos fueron publicados en Terra Latinoamericana, revista científica revisada por pares, publicada por la Sociedad Mexicana de la Ciencia del Suelo.

Fuente: Terra Latinoamericana