Robots desmalezadores, posible alternativa al uso de herbicidas

Robots desmalezadores, posible alternativa al uso de herbicidas

  • Firmas europeas proponen el uso tecnológico para controlar malezas en cultivos como vid y hortalizas
  • El glifosato es una molécula herbicida restringida en algunos países, entre los que se encuentra México

Empresas de robótica y tecnología agrícola han encontrado formas de aliviar la presión sobre los trabajadores mediante la automatización de algunas de las tareas más intensivas en mano de obra de la industria, como es la eliminación de las malezas.

     Los robots desmalezadores buscan realizar un trabajo agotador pero esencial, y enfocar a los trabajadores a tareas menos riesgosas, uno que pueden hacer desde sus teléfonos inteligentes o smartphones.

     Tres empresas de robótica han desarrollado tecnología de deshierbe de vanguardia para ayudar a los agricultores a proteger sus cultivos y, al mismo tiempo, coadyuvar en la protección de la salud humana y el medioambiente.

Tecnología que ayuda a reducir el uso de herbicidas

Originado por una preocupación de aligerar el fuerte trabajo en las personas y aminorar el pesado daño ambiental provocado por el uso constante y desmedido de moléculas herbicidas, nació la idea de crear un robot desmalezador, de nombre AVO, por parte de ecoRobotix, una empresa suiza enfocada en la innovación tecnológica.

     Este es un robot autónomo liviano que usa la visión artificial y aplicaciones precisas de herbicidas para desmalezar. Este robot ha sido usado en Alemania, Francia y España, en cultivos como colza, frijoles, remolacha azucarera y pastizales en general.

     Funciona identificando la flora que es diferente al cultivo seleccionado, ignorándolo y dirigiéndose directo a la maleza, aplicando una dosis mínima de herbicida, lo que permite a los productores reducir el uso de estas moléculas hasta en 90 %.  Este robot funciona con energía solar por hasta 12 horas de luz diurna y por la noche mediante baterías recargables.

Una alternativa para viñedos y hortalizas

Naïo Technologies, una firma de origen francés, desarrolló un robot desmalezador multifuncional diseñado para los viñedos, llamado Ted, y otro diseñado para operaciones hortícolas a gran escala, llamado Dino, tecnología de bajo impacto ambiental que actualmente se prueba en algunos campos de California, Estados Unidos de América.

     Ambos robots utilizan un avanzado sistema de navegación GPS (sistema de posicionamiento global) y mediante el uso de herramientas especializadas ayudan a los agricultores a manejar las malezas sin aplicar herbicidas.

     Esta tecnología garantiza que los robots puedan hacer su trabajo sin dañar a los trabajadores humanos ni a los cultivos, con un mínimo de supervisión.

Un robot inteligente para terrenos irregulares

VitiBot, otra compañía tecnológica francesa, desarrolló un robot desmalezador especializado para el cultivo de vid, Bakus. Las vides a menudo se plantan en pendientes y terrenos irregulares; esto hace que navegar por un viñedo sea una tarea que requiere mucha experiencia y una atención rigurosa a los detalles, por lo que resulta arduo encontrar mano de obra calificada.

     Con el objetivo de salvaguardar el medioambiente y la seguridad de los trabajadores, desarrollaron un robot para controlar las malezas mecánicamente; además, puede emplearse para la fumigación, el corte y el desbrote en los viñedos.

     Este robot de desmalezado funciona silenciosamente, utilizando 75 kilovatios por hora de energía eléctrica para navegar por el terreno, tratando las malezas existentes sin aplicaciones de herbicidas. Bakus se está utilizando en viñedos en Champagne, Francia, y pronto se usará para trabajos de suelo en la región de Burdeos, en el mismo país.

Glifosato, molécula restringida

En años recientes, la molécula herbicida más utilizada por los agricultores en el mundo, el glifosato, se ha visto envuelta en fuertes regulaciones y prohibiciones en diversos países.

     En México, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales negó la importación de mil toneladas del herbicida a finales de 2019, y hoy su uso está regulado, con miras de evitar su empleo en 2024. El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) realizará los estudios y la investigación directa sobre el herbicida, así como el uso de tecnologías alternas para que, en cuatro años, el glifosato quede prohibido.

Fuentes: Global Organization for Agricultural Robotics y Milenio

POST RELACIONADOS

Deja un comentario