• Sáb. Ene 22nd, 2022

Descubren gen que interviene en el envejecimiento de las plantas

  • Investigadores encuentran gen relacionado con la senescencia del brócoli

  • El hallazgo pudiera emplearse para desarrollar cultivos con mayor vida de anaquel

Un grupo de científicos descubrió un gen que permite que los brócolis puedan permanecer frescos por más tiempo tras ser cosechados. La investigación abre una oportunidad para que los genetistas desarrollen cultivos que permanezcan frescos por mayor tiempo, ayudando a prevenir el desperdicio de alimentos.

     Tan pronto como se cosecha una cabeza de brócoli, un reloj de frescura interno comienza la cuenta regresiva. Con el tiempo, esa corona de brócoli verde y crujiente se marchita y se pone amarilla.

Un gen que controla senescencia

Cuando los investigadores hablan de frescura, se refieren a la edad fisiológica del producto, es decir, qué edad tiene a nivel de células y moléculas. Este proceso de envejecimiento se llama senescencia.

     Un grupo de científicos descubrió los genes involucrados en la senescencia del brócoli. Estos se denominan genes asociados a la senescencia: SAG.

¿Qué provoca este envejecimiento?

Para comprender qué causa esta transformación, los especialistas investigaron los genes responsables de los cambios moleculares dentro del brócoli a medida que se da la senescencia.

     Cuando los productos llegan al centro de distribución, no hay forma de medir qué tan fresco es o cuál será su vida útil más que su propio aspecto. «El brócoli puede verse muy bien un día y echarse a perder al siguiente».

     «Cosechar el fruto de un cultivo, en este caso el brócoli, desencadena una serie de reacciones químicas, originando que los productos envejezcan más rápidamente», explicó Tie Liu, autor principal del estudio y profesor de la Universidad de Florida.

     «Uno de nuestros objetivos es desarrollar una prueba rápida que mida qué tan fresco es el producto, según los genes que se expresan», acotó.

Buscan reducir el desperdicio de alimentos

Mejorar la frescura de los productos es una pieza para resolver un problema mayor: el desperdicio de alimentos. Armados con el conocimiento de cuán frescos son los productos, será posible ajustar la forma en que distribuyen los diferentes lotes para que los consumidores obtengan productos de la mayor frescura y calidad posibles, opinó el equipo de especialistas.

     Se necesita más investigación para comprender hasta qué punto los SAG contribuyen a la senescencia. Lo que los investigadores aprenden sobre el brócoli podría aplicarse a otros cultivos, conjeturó.

     «El brócoli es en realidad una variedad cultivada de una sola especie de la que obtenemos otros cultivos como el repollo, las coles de Bruselas y la col rizada. Por lo tanto, lo que aprendemos sobre el brócoli probablemente también se aplique a estos cultivos», mencionó Brecht.

     Comprender los genes detrás de la frescura también podría ofrecer información valiosa a los genetistas fitomejoradores que intentan desarrollar cultivos que se mantengan frescos por más tiempo.

     El estudio fue publicado en Postharvest Biology and Technology, una revista científica que divulga investigaciones técnicas y biológicas sobre la etapa de poscosecha.

Fuente: Postharvest Biology and Technology