El gusano enrollador de la hoja, una plaga potencial para las hortalizas de Sinaloa

Carlos Ramón Bernal Ruiz. Maestro en ciencias

Asesor de empresas hortícolas

  • Es un insecto plaga de carácter cuarentenario que requiere un manejo integrado

  • Se requieren estudios tendientes a conocer su distribución, dinámica poblacional y daños

En los últimos ciclos agrícolas se ha observado la presencia del gusano enrollador de la hoja en el noroeste de México, principalmente en los estados de Sonora y Sinaloa, en cultivos de chile bell pepper, pepinos, melones y sandía en invernaderos, casa sombras y campo abierto. Esta especie es considerada como una plaga potencial para las hortalizas de Sinaloa.

Distribución geográfica

El gusano enrollador de la hoja (Platynota stultana) es nativo del noreste de México y sureste de Estados Unidos (Arizona y Texas). En los últimos 100 años se ha dispersado a California y Florida. A mediados de 1980 fue introducida accidentalmente a Hawái. En Europa ha sido detectada en España: está presente desde el 2005; en Almería ha sido reportada en cultivos de chile, berenjena, ejote o frijol y pepino.

     Los adultos son de color café opaco o amarillos. La característica más sobresaliente es el hábito larvario de esconderse al enrollar las hojas de la planta, formar un nido y alimentarse dentro de él. En ocasiones varias larvas se encuentran dentro del “nido” de hoja masticada y unida por una telaraña.

Estrategias para el manejo

Prácticas culturales. Se recomienda evitar la presencia de soca (restos de plantas) después de concluido el ciclo del cultivo, así como la destrucción de hospederas silvestres, como correhuela, bledo o quelite, estafiate, verdolaga, chual y guachapore.

     Manejo biológico. Existen enemigos naturales reportados del gusano enrollador de la hoja: Pediobius ni (Hymenoptera: Eulophidae) es uno de ellos.

     Manejo químico. Este género y especie de enrollador de la hoja puede manejarse con la rotación de grupos de insecticidas de amplio espectro y biorracionales, como chlorontraniliprole 375mL/ha, spinosad 120-200 mL/ha, spinoteram 400-500 cm3/ha, methomyl 500 cm3/ha-1.0 L/ha, methoxyfenozide 300 cm3/ha y Bacillus thuringuiensis (Aizawai) 800 gramos-1.0 kg/ha.

El artículo completo está disponible en el número 1, páginas 5 y 6, de su revista Agro Excelencia.

Descargar vol. 1

POST RELACIONADOS

Deja un comentario