• Vie. Abr 16th, 2021

En deuda con los jornaleros agrícolas

  • Existe un grave rezago en salud y vivienda
  • AHIFORES celebra su congreso y foro internacional “Por un sector hortofrutícola moderno, productivo y humanamente responsable”

El campo mexicano vive un gran rezago, incluida la situación laboral de los jornaleros agrícolas. El 80 % de la mano de obra de estos últimos, está concentrada en el sector hortofrutícola, ya que, en la parte de granos, este se halla muy mecanizado.

     Judith Méndez León, en su calidad de nueva presidenta de la Alianza Hortofrutícola Internacional para el Fomento de la Responsabilidad Social (AHIFORES), señaló que este organismo busca revisar, ayudar, fomentar y crear consciencia en la cadena productiva para buscar soluciones que han sido postergadas durante muchos años.

     La AHIFORES desarrolló, en el marco de su segundo congreso, el foro internacional “Por un Sector Hortofrutícola Moderno, Productivo y Humanamente Responsable” del 28 de febrero al 1 de marzo de 2018, en Guadalajara, Jalisco, México. A este evento acudieron productores hortofrutícolas, comercializadores, autoridades de gobierno, organismos internacionales y no gubernamentales y dirigentes de jornaleros agrícolas, con el propósito de acordar compromisos para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores del campo.

Salud y vivienda, los principales rezagos

Judith Méndez, también dirigente del Consejo Agropecuario de Baja California, destacó dos rubros muy sensibles en el entorno laboral de los jornaleros agrícolas en México: la salud y la vivienda.

     El primer rubro, la salud, es su principal dolencia o carencia. El trabajador no siente que es atendido ni él ni sus hijos en casos de emergencia. La infraestructura no llega a los campos que es donde se concentran los jornaleros, muchos de ellos migrantes. Es un tema en el que solo sean aplicado soluciones a medias y no de fondo, afirmó.

El artículo completo está disponible en el número 20, páginas 4 y 5, de su revista Agro Excelencia.

Descargar vol. 20

Deja una respuesta