Encuentran mutaciones ocultas en tomates

Encuentran mutaciones ocultas en tomates

  • Dichas mutaciones alteran el tamaño y el sabor del fruto
  • El hallazgo conllevaría al desarrollo de nuevas variedades

Después de siglos de modificación genética, lo que una vez fue una baya sudamericana del tamaño aproximado de un guisante, ahora toma todo tipo de formas y tamaños.

     Hoy en día, los investigadores están descubriendo cómo se muestran estos cambios físicos a nivel de genes, un trabajo que podría guiar los esfuerzos para modificar el tomate, explicó el investigador del Instituto Médico Howard Hughe (Estados Unidos), Zachary Lippman.

     Él y sus colegas identificaron mutaciones ocultas durante mucho tiempo dentro de los genomas de 100 tipos de tomate, incluida una planta silvestre de las Islas Galápagos y variedades típicamente procesadas en cátsup y otras salsas.

Podrían crear nuevas variedades de tomate y mejorar las existentes

Su análisis, descrito en la revista Cell (revista científica revisada por pares, especializada en las ciencias de la vida) es la evaluación más completa de tales mutaciones, que alteran secciones largas de ácido desoxirribonucleico (ADN), para cualquier planta.

     La investigación podría conducir a la creación de nuevas variedades de tomate y a la mejora de las existentes, dijo Lippman. Un puñado de las mutaciones que su equipo identificó altera características clave, como el sabor y el peso.

     Estudios anteriores demostraron durante mucho tiempo que estas mutaciones existen en los genomas de las plantas, “pero hasta ahora no teníamos una manera eficiente de encontrarlos y estudiar su impacto”, acotó.

Una ventana al genoma

Las mutaciones o cambios en los cuatro tipos de letras de ADN transportadas dentro de las células de un organismo pueden alterar sus características físicas. Los investigadores que estudian las plantas generalmente se han centrado en un tipo de mutación pequeña y manejable, en el que una letra de ADN se intercambia por otra.

     Las mutaciones estudiadas por el equipo de Lippman son mucho más grandes: modifican la estructura del ADN copiando, eliminando, insertando o moviendo secciones largas de ADN a otras partes del genoma.

     Estas mutaciones, también llamadas variaciones estructurales, ocurren en todo el mundo vivo. Los estudios en humanos, por ejemplo, han relacionado estas variaciones con trastornos como la esquizofrenia y el autismo.

Fuentes: Cell, Phys.org

Deja un comentario:

POST RELACIONADOS