• Jue. Dic 1st, 2022

Hormigas, ¿una solución a los ácaros fitófagos?

PorAlonso

Nov 12, 2022
  • Descubren que ácaros rojos evaden tallos transitados por hormigas

  • Esto podría ser una alternativa a plaguicidas convencionales

La araña roja (Tetranychus urticae) es un ácaro fitófago que provoca daños y pérdida de rendimiento en cultivos de valor en México, como las frutillas. Investigadores descubrieron un método alternativo que podría repeler esta plaga.

     Bajo una presión significativa de hormigas, los ácaros eligen entre permanecer fuera del territorio de las hormigas para evitar la depredación o aventurarse en él para encontrar comida. Esta disuasión ocurre mediante el olfato.

Evitan caminar por tallos

Un equipo de investigadores de la Universidad de Kyoto, Japón, estudió dos especies de arañas rojas que evitan los rastros químicos que dejan las hormigas dentro de sus territorios. Tetranychus kanzawai y T. urticae evitan hojas de plantas alimenticias con rastros aromáticos activos de hormigas.

     «Estos ácaros evitaron caminar por los tallos que transitaban las hormigas como una forma de evadir a sus depredadores naturales. Esto negó el acceso a los ácaros a las hojas, vitales recursos alimenticios», explicó Shuichi Yano, autor principal del estudio.

     Las hormigas segregan químicos para comunicarse con sus compañeras. Los ácaros desarrollaron la capacidad de detectar rastros activos como indicios de peligro.

     El equipo realizó experimentos de doble elección utilizando hojas y tallos de frijol. Estos fueron colocados uno al lado del otro para examinar cómo los ácaros viajaban por las ramas. Los ácaros evitaron los rastros de hormigas.

Posible alternativa a plaguicidas tradicionales

Las hormigas consumen varias especies de artrópodos. Esto implica que los ácaros no son las únicas especies que evitan los rastros químicos de las hormigas.

     «Usando este conocimiento, los plaguicidas que se basan en rastros químicos para hormigas podrían complementar, incluso reemplazar, a los sintéticos».

     La investigación fue publicada en Acarología Experimental y Aplicada, revista científica revisada por pares que publica avances científicos en ácaros y otros arácnidos pequeños.

Fuente: Acarología Experimental y Aplicada