Optimización del suelo para la producción de espárragos en el desierto

PorAlonso

Jul 21, 2023
  • El té de composta ayuda a regenerar el suelo

  • Este material aporta microorganismos benéficos y nutrientes clave para la planta

Jaudel Celaya Gortari
Ingeniero agrónomo
Asesor independiente

El cultivo intensivo del espárrago puede llevar a la erosión del suelo y a la pérdida de nutrientes. Por ello, el cuidado del suelo es esencial para garantizar la salud y la productividad del cultivo de espárrago en condiciones desérticas.

El cuidado del suelo es apremiante en el cultivo del espárrago en regiones áridas, debido a suelos arenosos y poco fértiles. Esto significa que el suelo es incapaz de retener óptimamente los nutrientes y el agua, lo que resulta en una baja producción con mala calidad.

Labores culturales para la estructura del suelo

Con labores culturales es posible mejorar de una forma provisional la estructura. Entre las acciones a realizar están las siguientes:

  • Efectuar labores profundas (labranza profunda o subsolado) en suelos arcillosos sometidos a fuertes aportaciones de agua en el riego.
  • Eliminar el exceso de agua por medio de drenajes.
  • Practicar enmiendas cálcicas en suelos salinos, donde el calcio desplaza al sodio del complejo, favoreciendo la dispersión.
Materia orgánica

La materia orgánica es necesaria en el suelo para mejorar su estructura y favorecer la retención de agua y nutrientes. Esto contribuye al crecimiento y desarrollo saludable de los espárragos.

La materia orgánica promueve la actividad biológica del suelo, lo que mejora su fertilidad y reduce su erosión.

En climas áridos, los suelos suelen ser pobres en materia orgánica. Por ello, la incorporación de enmiendas orgánicas es necesaria para asegurar una producción sostenible de espárragos.

El aporte de materia orgánica proporciona una reserva de nutrientes y mejora las condiciones físicas del suelo, su estructura y porosidad; también aumenta la aireación y circulación del agua.

Esto regula las actividades microbiológicas en el suelo, privilegia la infiltración frente a la escorrentía superficial, disminuye la erosión, mejora el balance hídrico, reduce la evaporación y actúa como reservorio de agua.

Los principales componentes de la materia orgánica son carbohidratos, lípidos, aceites, lignina y proteína. Estos son fuente de carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno, hierro y fósforo, que pueden ser aprovechados por las plantas y microorganismos.

Té de composta como regenerador de suelos

El deterioro de las propiedades del suelo deriva en la reducción de la capacidad de estos para sostener producciones rentables. Comportamiento que se basa en la disminución de su potencial biológico.

Es innegable el efecto benéfico de incorporar materia orgánica al suelo; sin embargo, los efectos pueden tardar años en notarse, y en muchas ocasiones implican altos costos. Además, es necesario aplicar en grandes volúmenes.

Si a esto le agregamos una disminución de la mano de obra e incrementos en los costos de producción, hace que muchos agricultores para reducir costos dejen de utilizar estas prácticas, ignorando que en el largo plazo estaremos creando un suelo estéril, sin vida.

Por lo tanto, existe una innegable necesidad de rehabilitar los suelos, donde surge una nueva tecnología nacida de los productores orgánicos de Estados Unidos y Europa. Esta posee grandes expectativas para la agricultura sustentable: es conocida como té de composta o extracto microbial biodinámico.

Este propone como la alternativa más económica y rápida para recuperar o mantener la funcionalidad de las raíces y vida del suelo, sin ningún inconveniente en el cumplimiento de las normas de certificación y normas ambientales.

El artículo completo está disponible en el volumen 51 de Agro Excelencia

Descargar vol. 51