• Mié. Ago 4th, 2021
  • Descubren dos proteínas específicas en las plantas que actúan como sensores de zinc
  • La técnica consiste en hacer creer a la planta que está en un constante estado de deficiencia de este micronutriente

Estudios realizados descubrieron cómo incrementar el contenido de zinc en las plantas en un 50 %. El hallazgo podría aplicarse para la producción de cultivos más nutritivos.

      La deficiencia de zinc y otros nutrientes dietéticos esenciales es una de las mayores causas de desnutrición en todo el mundo. Más de 2000 millones de personas en todo el mundo están desnutridas debido a la deficiencia de este nutriente, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

¿Qué hace el zinc en los humanos y en las plantas?

El zinc beneficia a los humanos al ayudar a mantener una amplia gama de procesos químicos y proteínas que se ejecutan dentro de nuestros cuerpos. Si estos procesos dejan de funcionar correctamente, nos volvemos propensos a algunas enfermedades. En el caso de las plantas, la ausencia de zinc afecta principalmente al crecimiento.

     Ana Assunção, líder de la investigación, y sus colegas de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, identificaron dos proteínas específicas en Arabidopsis thaliana (planta modelo por excelencia en biología molecular), que actúan como sensores de zinc y determinan la capacidad de la planta para absorber y transportar el microelemento a través del tejido vegetal.

     Al cambiar las propiedades de estos sensores moleculares, que controlan una red estrechamente conectada de transportadores de zinc, los investigadores lograron que absorbieran más dicho nutriente.

     “Al hacer un pequeño cambio en el sensor, hicimos creer a la planta que estaba en un estado permanente de deficiencia de zinc. Esto mantuvo la maquinaria de absorción de la planta en funcionamiento y resultó en un aumento del contenido de zinc hasta en un 50 % en comparación con una planta normal”, explicó la investigadora.

Se preparan para aplicar su hallazgo en diversos cultivos

El grupo de investigadores demostró que es posible aumentar la absorción de zinc en la planta experimental Arabidopsis thaliana, pero el siguiente paso es reproducir los resultados en cultivos como arroz y frijol, además de tomate.

     «Actualmente estamos trabajando para recrear nuestros resultados en plantas de frijol, arroz y también tomate. Si tenemos éxito, nos daremos cuenta de algunas oportunidades interesantes para desarrollar cultivos más nutritivos y biofortificados. La biofortificación es una solución sostenible para mejorar el contenido de micronutrientes en la dieta humana», añadió Assunção.

     Los resultados de los investigadores podrían aplicarse mediante la edición de genes o seleccionando variedades de cultivos naturales con una capacidad particularmente buena para absorber nutrientes como el zinc.

     Este hallazgo es un paso para coadyuvar a mitigar la desnutrición en el mundo, bajo el contexto del 2021, Año Internacional de las Frutas y Verduras, proclamado por la Organización de las Naciones Unidas, con el objetivo de concientizar a la población sobre la importancia de los vegetales para la nutrición, la diversidad alimentaria y la salud pública.

Fuente: Nature Plants