Anuncia Francia nuevas restricciones para el glifosato

Anuncia Francia nuevas restricciones para el glifosato

  • Ahora se desautoriza el uso del herbicida si existen alternativas mecánicas para combatir las malas hierbas
  • Francia mantiene el compromiso de prohibir el agroquímico para 2023, siempre y cuando encuentren alternativas viables
  • El país galo da marcha atrás a prohibición de los insecticidas neonicotinoides

Francia ha anunciado el 9 de octubre de 2020 restricciones en el uso del glifosato para prácticas en cultivos de viña, frutales, cereales, colza, girasol y silvicultura, dentro del proceso con el que se pretende prohibir totalmente este herbicida.

     En un comunicado, la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de la Alimentación, del Medio Ambiente y del Trabajo de Francia ha explicado que el glifosato no podrá utilizarse dentro de seis meses, sobre todo cuando se pueden aplicar métodos mecánicos para combatir las malas hierbas.

Se desautoriza su uso en vid y frutales si existen alternativas mecánicas

En la práctica no se podrá recurrir al herbicida para mantener libres de hierba los espacios entre las líneas de viña o de árboles frutales y tampoco en otros campos cuando se puedan realizar labores entre dos cultivos.

     La agencia sanitaria francesa ha reconocido que el trabajo que se ha llevado a cabo hasta ahora no ha permitido en ciertas situaciones dar con una alternativa que pueda responder a las necesidades de los profesionales “sin necesitar una modificación sustancial de las prácticas que tendría un fuerte impacto en la actividad agrícola”.

     Por este motivo, seguirá autorizado el glifosato en ciertas circunstancias en la viticultura, en el cultivo de árboles frutales, en grandes cultivos como los cereales o en los bosques. La cantidad de herbicida autorizado, en cualquier caso, estará limitada.

     Cabe recordar que el gobierno francés fijó en 2017 un programa para el abandono progresivo del glifosato (por su carácter de sustancia potencialmente carcinógena) para 2023, pero a condición de que se encuentren alternativas viables para cada sector agrícola.

Dan marcha atrás en prohibición de insecticidas neonicotinoides

Por otro lado, Francia planea imponer una autorización excepcional para el uso de insecticidas de la familia de los neonicotinoides (familia de insecticidas que actúa en el sistema nervioso central de los insectos), como imidacloprid, clothianidin y thiamethoxam. Esto obedece a la falta de herramientas alternativas en algunos cultivos, como la remolacha.

     Lo anterior pone en entredicho la idoneidad de las decisiones políticas relativas a las herramientas de sanidad vegetal, en las que pesan más las convicciones ideológicas que los resultados de una evaluación con el respaldo científico, como es el caso del glifosato.

     Francia fue líder del grupo de países dentro de  a Unión Europea que votaron a favor de la prohibición de los neonicotinoides y otros agroquímicos, en abril de 2018.

Fuentes: Agro Popular y Agronews Castilla y León

POST RELACIONADOS