Cinco mitos alrededor de la producción de cáñamo

Cinco mitos alrededor de la producción de cáñamo

  • El cáñamo es el primo no sicotrópico de la mariguana
  • Tiene una concentración menor al 0.3 % de THC, sicoactivo del cannabis que lo clasifican como droga

El cáñamo es una variedad del cannabis, y se le considera el primo no sicotrópico de la mariguana. Este es un cultivo al que se le atribuyen innumerables beneficios, entre medicinales, como biocombustible, incluso sus semillas son consideradas como un superalimento.

     Diferenciar a simple vista la mariguana del cáñamo es casi imposible, pues en lo que se distinguen es en su composición molecular. El cáñamo tiene una concentración menor al 0.3 % de tetrahidrocannabinol (THC), el sicoactivo del cannabis que lo clasifica como droga.

     Siendo un mercado y cultivo tan poco explorado, es crítico conocer acerca de las oportunidades y riesgos alrededor del cáñamo, por lo que es prudente comenzar por aclarar los mitos detrás de la producción de este polémico cultivo.

  1. El cáñamo crece por sí mismo

Muchas personas creen que el cáñamo es una hierba que puede crecer en cualquier lado y a la que no le tienes que prestar cuidado alguno, pero esto es un gran error, expresó Bob Pearce, especialista en cáñamo y profesor del Colegio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente de la Universidad de Kentucky, en Estados Unidos.

     “Sí, crecerá por sí misma, y mucha gente lo señalará y dirá que está creciendo bien. Pero nadie está tratando de ganarse la vida con cualquier cultivo de cannabis. Esto es algo que estamos tratando de hacer económicamente viable y rentable a gran escala, y se necesitará algo de gestión para tener éxito”, abundó.

  1. No se necesita buen suelo para cultivar el cáñamo

El especialista estadunidense aclaró otro mito usual alrededor del cáñamo: que esta planta no requiere un buen suelo para cultivarse.

     “Si quieres un buen retorno económico, el cultivo necesita estar en un buen suelo. Sí, puede crecer en suelos marginales, como cualquier otro cultivo, pero no crecerá con la calidad ni la productividad para tener buenas ganancias”, aclaró.

  1. No requiere mucho fertilizante

Otro error común es pensar que el cáñamo no necesita fertilizantes, y con solo ponerlo en el suelo ya será un cultivo rentable, pero no es así, sugiere Pearce.

     “Sí requiere un poco de fertilizante, solo si realmente quieres obtener una productividad económicamente sostenible”, dice.

     El experto aclaró además que actualmente se realizan estudios para determinar el fertilizante específico que requiere el cáñamo para mejorar su producción.

  1. No hay plagas ni enfermedades en el cáñamo

Otro concepto erróneo que se tiene sobre este cultivo es que no es atacado por plagas ni enfermedades, pero esto no es verdad.

     “Este cultivo tiene una gran cantidad de proteína en el suelo, por lo que sí habrá plagas que le ataquen. Ya hemos identificado algunas plagas y enfermedades en el cáñamo aquí en Kentucky; sin embargo, aún no hay plaguicidas aprobados a nivel federal para emplear en este cultivo”, explicó el profesor de la Universidad de Kentucky.

  1. Tiene un potencial financiero sin límite

Uno de los riesgos más grandes en el mercado del cáñamo es su novedad. Si bien los especialistas prevén una alta rentabilidad, no es un cultivo muy explorado y en muchas regiones su uso sigue siendo polémico.

     El mayor riesgo está en esas regiones donde apenas comienzan a producir cáñamo, luego está el mercado negro del primo de este cultivo, el cual ciertamente podría acarrear nuevos desafíos para los productores de cáñamo, apuntó el especialista.

Fuente: Farm Journal

Deja un comentario:

POST RELACIONADOS