Comparten métodos para evitar diseminar el virus rugoso del tomate

Comparten métodos para evitar diseminar el virus rugoso del tomate

  • Organizan el Seminario del Virus Rugoso del Tomate

  • Presentan descripción y sintomatología del ToBRFV, y proporcionan estrategias de prevención

El virus del fruto rugoso café del tomate (ToBRFV) es una amenaza mundial que se reportó por primera vez como tal en Jordania, en invernaderos de tomate, en el año de 2015; no obstante, se dice que el virus apareció primero en Israel, en el 2014.

     Las plantas afectadas por el virus generalmente presentan un mosaico ligero a severo en las hojas, con un enrollamiento ocasional. En los frutos se pueden observar síntomas marcados de rugosidad con coloración marrón, así como manchas amarillas. También se puede presentar necrosis en el cáliz, los peciolos y pedicelos. El virus afecta principalmente a los tomates, sin embargo también se ha detectado la enfermedad en otras solanáceas, como el chile y la berenjena.

Organizan seminario

El Comité Estatal de Sanidad Vegetal del Estado de Sinaloa (CESAVESIN) organizó el primer Seminario del Virus Rugoso del Tomate, celebrado el 21 de junio de 2019, en Culiacán, Sinaloa, México.

     En el estado de Sinaloa se cultivan alrededor de 36 700 hectáreas de cultivos susceptibles al ataque del virus rugoso, de acuerdo con cifras obtenidas en el seminario. A principios del 2019 se contó con reportes de la presencia del virus en al menos 180 hectáreas del cultivo de tomate, en 75 hectáreas de chile y 15 hectáreas de berenjena, arrojando un porcentaje de daño de aproximadamente un 35 % por predio.

Virus altamente propagativo

José Antonio Garzón Tiznado, de la Universidad Autónoma de Sinaloa, ofreció una serie de medidas y estrategias para un manejo general de los Tobamovirus, para prevenir la propagación del ToBRFV.

     El académico compartió que el virus soporta temperaturas de 90 grados centígrados por 10 minutos, tiene una gran capacidad de propagación y que puede permanecer en materia seca hasta por dos años. Explicó que el virus rugoso del tomate se transmite mediante el uso de semilla contaminada y de forma mecánica: no tiene vectores, lo que dificulta su manejo.

     Para resaltar este punto, Garzón Tiznado explicó que en un solo tricoma hay miles de millones de partículas del virus, y que, con solo quebrarlos con la mano o alguna herramienta, ya estás transportando una cantidad inmensa del rugoso del tomate. Además, el ToBRFV está en todas las partes de la planta en gran cantidad, desde la raíz, hasta en hojas y fruto.

Consejos para el control del rugoso

Garzón Tiznado compartió medidas de control para tener en cuenta. Lo primero es la semilla: las empresas semilleras deben estar seguras de enviar materiales genéticos libre del virus y las instancias gubernamentales, por su lado, deben asegurarse de recibir semilla sana.

     “Para el manejo de plántulas es esencial que se dejen de usar charolas de 338 cavidades y regresar a la de 200, esto con el propósito de retrasar el roce entre plantas, y detectar oportunamente alguna plántula sospechosa”, explicó. A pesar de esta medida, el especialista aconsejó que, de encontrar una plántula sospechosa, por motivos de seguridad, se elimine la charola entera.

     Para el manejo en campo abierto, invernadero o malla sombra, Garzón Tiznado recomendó realizar monitoreos exhaustivos para detectar plantas sospechosas. Al momento de detectar una, aconsejó retirar esa planta y la de sus costados de inmediato, y luego incinerarlas, para garantizar que el virus muera.

     Además, exhortó a tener mucha precaución con las raíces y plantas secas en el periodo de poscosecha. “No enterrar nada, y si se entierra, agregarle agua para asegurar su pudrición”.

Toma de muestras de plantas sospechosas

Para la toma de muestras, José Manuel Cambrón Crisantes, del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), aconsejó contar con un equipo adecuado de protección y registro de datos, para asegurar que con una buena toma y envío de las muestras se diagnostique de la mejor manera y se tengan resultados de confianza.

     Para quienes vayan a tomar la muestra, el especialista explicó que es importante que sigan protocolos de seguridad al momento de ingresar a las unidades de producción.

     “Una vez que se ha encontrado una planta sospechosa de ser portadora del virus, se debe condicionar para enviar a laboratorio: se debe tomar la planta y acomodarla cuidadosamente sobre papel, luego meterla en bolsas de plástico, las cuales deben ser acomodadas de tal forma que no se amontonen para que la muestra llegue en condiciones óptimas para una buena identificación. Es aconsejable que las muestras vayan refrigeradas y que sean enviadas en un periodo no mayor a 24 horas luego de haber sido obtenidas”, explicó.

Productos para desinfectar

En el marco del seminario, Cambrón Crisantes ofreció un listado de productos desinfectantes: detergente, hipoclorito de sodio (5.25 %), leche cruda de vaca, lodo-nonifenoxi-polietoxi-etanol, etanol al 96 %, jugo de limón mexicano a una concentración de 1:1 amonios cuaternarios (de primera, segunda, tercera, cuarta y quinta generación), peroximonosulfato y sulfato de pentapotasio a una dosis de 1:100 a 1:200 en agua y fosfato trisódico (TPS) a una solución de 1 o 10 %.

Deja un comentario:

POST RELACIONADOS