Descubren gen capaz de darle más sabor al tomate

Descubren gen capaz de darle más sabor al tomate

  • Revelan 4873 genes ausentes del genoma de referencia del tomate

  • El gen descubierto TomLoxC influye directamente en el sabor de la solanácea

El biólogo molecular James Giovannoni, del Laboratorio de Investigación de Plantas, Suelos y Nutrición del Servicio de Investigación Agrícola (ARS, por sus siglas en inglés) y el investigador de bioinformática del Instituto Boyce Thompson, Zhangjun Fei, cartografiaron casi 5000 genes del tomate, muchos de los cuales afectan directamente el sabor de la hortaliza.

    Este pangenoma incluye todos los genes de 725 diferentes tomates cultivados y silvestres estrechamente relacionados, que revelaron 4873 genes que estaban ausentes del genoma de referencia original.

     Mientras que los tomates cultivados tienen una amplia gama de variaciones físicas y metabólicas, tienen una base genética particularmente estrecha. El pangenoma ayuda a identificar qué genes adicionales más allá de la referencia podrían estar disponibles para la producción y mejora de estos cultivos.

   Los genetistas se han concentrado en rasgos como el rendimiento, la vida útil, la resistencia a las enfermedades y la tolerancia al estrés, rasgos que han sido económicamente relevantes para los productores.

Un hallazgo de sabor

“Uno de los descubrimientos más interesantes de la construcción de este pangenoma es una de las formas de un gen etiquetado como TomLoxC, que en su mayoría difiere en la versión de su promotor de genes de ADN. El gen influye en el sabor de la fruta al catalizar la biosíntesis de una serie de lípidos (grasas) —compuestos volátiles— que se evaporan fácilmente y contribuyen al aroma”, explicó Giovannoni.

     Además, este gen en cuestión también facilita la producción de un grupo de apocarotenoides, productos químicos orgánicos derivados de carotenoides, incluyendo precursores de vitamina A, que funcionan como moléculas de señalización que influyen en una variedad de respuestas en plantas, incluyendo tensiones ambientales. Los compuestos también tienen una variedad de olores florales y afrutados que son importantes en el sabor del tomate.

     Esta versión del gen TomLoxC fue encontrada en solo el 2 % de las variedades de tomate Heirloom L y XL, aunque la versión estaba presente en el 91 % de los tomates silvestres, principalmente Solanum pimpinellifolium, el predecesor salvaje del tomate cultivado.

     “El aumento de la prevalencia de esta forma en los tomates modernos probablemente refleje el renovado interés de los genetistas por un mejor sabor”, añadió Giovannoni.

Prevén mayor mejoría genética

Con la disponibilidad de esta amplia gama de información genética específica, los genetistas podrán trabajar rápidamente para aumentar el sabor de los tomates para producción masiva, preservando al mismo tiempo los rasgos que los hacen un cultivo económicamente ventajoso.

     Los investigadores esperan que la adición de casi 5000 genes al repertorio del genoma del tomate proporcione más oportunidades de mejora a medida que se determinan sus funciones en su fisiología y la calidad de los frutos.

Fuente: USDA, Nature Genetics.

Deja un comentario:

POST RELACIONADOS