Diversidad microbiana: cultivos sanos y productivos

  • Los microorganismos del suelo participan en el ciclo de nutrientes, como nitrógeno y fósforo

  • La quema de socas, uso de fumigantes y solarización reducen la diversidad microbiana

Dr. Ali Asaff Torres
Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo
Dr. Francisco de la Torre
Innovak Global

A través de la energía obtenida por la fotosíntesis, las raíces de la planta liberan azúcares, carbohidratos, ácidos orgánicos, aminoácidos, alcaloides y compuestos fenólicos. Estos son los exudados radiculares.

La producción de ácidos orgánicos permite regular el pH del suelo en torno a las raíces y facilitar la toma de nutrientes, como el fósforo (fosfatos).

Microorganismos, los aliados de las plantas

Las plantas tienen en los microorganismos del suelo excelentes aliados. Estos les ayudan en su desarrollo y en el cumplimiento de funciones: mejoran la arquitectura radicular y eficientan la adquisición de nutrientes.

Los exudados de la raíz son la moneda que usan las plantas para pagar por los servicios que prestan los microorganismos benéficos. Estos son reclutados por los exudados.

Estos compuestos sirven de alimento para el crecimiento de los microorganismos. Son el equivalente a los “prebióticos” o fibra ingerida en la dieta humana para promover el crecimiento de la microbiota del tracto digestivo.

Algunas moléculas de los exudados fungen como señales para iniciar relaciones simbióticas entre las raíces y los microorganismos, como con aquellos que son capaces de sintetizar moléculas complejas, como las fitohormonas.

Las fitohormonas regulan procesos fisiológicos en concentraciones muy pequeñas. Tienen control sobre procesos como el crecimiento y desarrollo de la planta, regulación de tamaño, incluso participan en la defensa frente a agentes fitopatógenos.

¿Qué es la rizósfera?

Con sus exudados, la raíz atrae múltiples microorganismos que proliferan a su alrededor y forma un espacio anular de aproximadamente cinco milímetros de espesor, donde la actividad microbiana es máxima: la rizósfera.

Esta zona es un ecosistema formado por el suelo, las raíces de las plantas y los microorganismos que se desarrollan en torno a ellas.

Factores que afectan la diversidad de la rizósfera

En los ecosistemas naturales, el tipo de suelo, especies de plantas, interacciones bióticas, diversidad vegetal y el clima condicionan la abundancia y composición de la microbiota.

En cambio, dentro de los ecosistemas agrícolas son las prácticas agronómicas las que tienen mayor incidencia sobre la estructuración de las comunidades microbianas de la rizósfera.

La quema de socas, uso de fumigantes y la solarización tienen efectos dramáticos: reducen o incluso eliminan a las comunidades microbianas del suelo. El uso de plaguicidas también disminuye estas poblaciones en diferente grado.

El arado y el uso de fertilizantes privilegian el desarrollo de ciertos organismos o limitan el desarrollo de asociaciones simbióticas con las raíces. Por ejemplo, los fosfatos inhiben el proceso de micorrización y provocan un desbalance en las comunidades microbianas.

El artículo completo está disponible en el volumen 49 de revista Agro Excelencia
Descargar vol. 49