El largo y difícil proceso del caso antidumping del tomate mexicano

El largo y difícil proceso del caso antidumping del tomate mexicano

  • Mario Haroldo Robles Escalante disertó los aspectos fundamentales y actuales del caso antidumping

  • Asevera que la firma del acuerdo ha ahorrado a los productores mexicanos 4500 millones de dólares

  • Reporta que las exportaciones anuales a EE. UU. ascienden a 2100 millones de dólares

El 7 de mayo de 2019 el gobierno de Estados Unidos puso en jaque a los productores de tomate de México al, unilateralmente, al dar por terminado el acuerdo de suspensión de la investigación antidumping, firmado en 1996 entre el Departamento de Comercio de Estados Unidos y los productores mexicanos de tomate.

     Mario Haroldo Robles Escalante, director de la Comisión para la Investigación y Defensa de las Hortalizas de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado (CIDH-CAADES), ofreció un acercamiento a los acontecimientos del acuerdo de suspensión.

¿Qué es el dumping?

Robles Escalante compartió una definición de lo que es dumping. “Es una práctica predatoria en el mercado que se da y se valora en función de dos elementos: la relación del precio de exportación con el precio nacional. Sucede una condición de dumping cuando un producto se vende en el mercado nacional a un precio mayor que en el mercado de exportación y se le llama práctica predatoria por el presunto de que se vende más barato en el mercado de exportación con la intención de arruinar la competencia en el mercado nacional”.

     El economista explicó que en los procesos de investigación siempre se toma en cuenta como primera premisa la comparación de precio-precio; sin embargo, si no hay suficiente información, se usa como referencia el llamado valor construido (costo de producción más un porcentaje de utilidad o margen de ganancia) y se compara con el precio de exportación, y a la diferencia entre el precio nacional o el valor construido con el precio de exportación se conoce como margen de dumping.

     “Ese margen, eventualmente cuando hay una determinación final en una investigación, se convierte en un arancel antidumping, que genera impuestos que van sobre el valor del producto exportado”, explicó.

Los beneficios del acuerdo

El acuerdo ha traído beneficios a México a lo largo de los últimos 23 años, afirma Mario Haroldo Robles Escalante. “El tratado se firmó en 1996 y el crecimiento de las exportaciones de México ha sido sostenido. Hoy México exporta 1.7 millones de toneladas de tomate con un valor de 2100 millones de dólares anuales”.

     “En 1996 las exportaciones mexicanas de tomate representaban 613 millones de dólares, para el 2018 eran 1900 millones de dólares y el último dato que tenemos es de 2100 millones de dólares. La industria del tomate es tan importante como el valor del aguacate o las berries. El valor tiene un aumento que supera la marca de 7.2 % por año y el valor total anualizado es 3.2 veces superior a lo que teníamos en 1996”, especificó.

     “Si se hubieran aplicado los aranceles de 17.5 % al tomate desde 1996, habríamos pagado hasta el 2018 la cantidad de 4500 millones de dólares de impuesto para poder entrar a Estados Unidos, ese monto equivale a 2.5 veces el valor total de la exportación en estos momentos, es decir dos años y medio de exportaciones es el ahorro con la suspensión de la investigación y el acuerdo”, aseveró.

Medidas

El economista explicó que como la cancelación del tratado fue una decisión unilateral considerada como ilegal, se demandó al Departamento de Comercio ante la Corte de Comercio Internacional. “Al mismo tiempo solicitamos un amparo como una vía rápida para suspender los depósitos en efectivo que ya estaban empezando a cobrarse en la aduana, pero nos fue denegado. Si la corte resuelve a favor de nosotros, el Departamento de Comercio tiene que volver a establecer las condiciones que estaban antes de establecer el tratado: libre mercado”.

     “Esta es una parte de la estrategia, la demanda sigue en pie y seguimos con las negociaciones. El canal de comunicación con el Departamento de Comercio no está roto, seguimos negociando e intercambiando términos del acuerdo”.

     “Si no hay convenio, tenemos la oportunidad de prevalecer en la Comisión de Comercio Internacional por la parte del daño. Si lo logramos, la aduana regresa los depósitos en efectivo, se termina la investigación, se termina el dumping y volvemos al mercado libre”.

     Mario Haroldo Robles Escalante compartió los avances en el caso del acuerdo de suspensión con una charla impartida en el marco del Seminario del Virus Rugoso del Tomate, celebrado el 20 de junio de 2019, en Culiacán, Sinaloa, México, organizado por el Comité Estatal de Sanidad Vegetal del Estado de Sinaloa.

Deja un comentario:

POST RELACIONADOS