• Vie. Dic 2nd, 2022

El ozono: un enemigo para los polinizadores

  • Este gas puede dificultar el acceso de abejas y abejorros a las plantas

  • El ozono daña a la planta y causa cambios en la coloración de las flores

Un obstáculo para la polinización es la creciente contaminación por ozono. Su exceso en el suelo daña el follaje de las plantas, cambia los patrones de floración y es una barrera para que los polinizadores encuentren flores.

     El ozono es una amenaza silenciosa para los polinizadores, como abejas o abejorros, publicaron investigadores de la Universidad de Nanjing (China) en la revista Trends in Ecology and Evolution, el 29 de septiembre de 2022.

El ozono en la atmósfera

El ozono es un amigo o un enemigo del planeta. El gas es formado naturalmente a 12 kilómetros sobre el nivel del mar (estratósfera). A esta altura, protege a la Tierra de los rayos solares, pero debajo de esa zona es dañino.

     El ozono a nivel troposférico (capa de la atmósfera en contacto con la superficie terrestre) es creado por una reacción entre compuestos orgánicos volátiles (carbono) y óxidos de nitrógeno. Estas sustancias son liberadas cuando ocurre la quema de combustibles fósiles.

     Los niveles de ozono troposférico aumentan porque el calentamiento climático crea condiciones óptimas para su formación.

     «La contaminación por ozono afecta el momento y la duración de la floración. Bajo estas condiciones, la aparición de las flores no coincide con las actividades de los polinizadores. El ozono puede cambiar el color de las flores; interrumpe las señales visuales para estos seres. Este gas reacciona con el polen, y disminuye su calidad y cantidad», explicó Evgenios Agathokleous, ecologista de la Universidad de Nanjing.

Daño en las plantas

La contaminación por ozono afecta las hojas de las plantas. Provoca signos de lesiones de colores y formas, con lo que decolora las hojas.

     Cuando están dañadas, las hojas tienen dificultades para elaborar la fotosíntesis y luchan para proporcionar a la planta la energía que necesita para crecer.

     Las plantas emiten sus propios compuestos orgánicos volátiles que actúan como señales químicas y facilitan la comunicación de una planta a otra. Con este proceso notifican a los polinizadores la presencia de una flor con polen. La contaminación por ozono interrumpe estas señales químicas.

     »Los cambios en la composición de las mezclas volátiles podrían tener graves implicaciones para los polinizadores. Es posible que estos insectos no reconozcan las plantas hospedantes y sus cualidades de la misma manera que lo hacían en el pasado.

     »La contaminación por ozono podría disminuir la cantidad de nutrientes que son esenciales para los polinizadores y degradar la calidad de los tejidos de las plantas», opinó Agathokleous.

Fuente: Trends in Ecology and Evolution