En aumento, el comercio ilegal de insumos agrícolas

La falsificación de productos fitosanitarios es un problema en aumento, opinó Gloria Meléndez Roca, directora ejecutiva de Protección de Cultivos Ciencia y Tecnología (PROCCYT), asociación representante de la industria de protección de los cultivos en México.

     Señaló que los productos ilegales que se pueden encontrar en el mercado son productos falsificados, adulterados, robados o sin Registro Sanitario Coordinado (RSCO), que emite la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), lo cual afecta a la industria, a los productores, a las economías nacionales y al medioambiente.

     El impacto negativo de los plaguicidas falsificados, agregó, incluye riesgos económicos al productor y pérdida potencial de la cosecha.

     El uso de plaguicidas ilegales, destacó Gloria Meléndez, puede ocasionar daños a la salud humana y al medioambiente, porque los productos falsificados no son probados, ni sometidos a procesos de evaluación antes de aprobar su comercialización en un país.

     Otro aspecto que alertó es el riesgo de que las exportaciones sean detenidas, debido al uso de plaguicidas falsificados que obstaculizan el comercio.

En riesgo, la seguridad de los trabajadores

La naturaleza defectuosa de los plaguicidas falsificados pone en riesgo la salud y seguridad de los trabajadores, resaltó la ejecutiva de PROCCYT.

     Las sustancias activas no probadas y otros productos químicos utilizados en la fabricación de productos ilegales y falsificados pueden contener impurezas altamente tóxicas y otros contaminantes incompatibles con la salud de los agricultores y los consumidores. El desconocer los ingredientes o compuestos también complica el protocolo del tratamiento médico de una intoxicación por estos productos.

El artículo completo está disponible en el número 19, página 11, de su revista Agro Excelencia.

Descargar vol. 19

POST RELACIONADOS