• Vie. Dic 2nd, 2022

Etanol, un escudo para las plantas ante el cambio climático

  • Esta sustancia propone una alternativa simple y económica para proteger cultivos ante el calor

  • El etanol activa un grupo de genes que evita que las proteínas se plieguen durante altas temperaturas

Una dosis de etanol permite a las plantas resistir el estrés por calor, potencialmente mortal para ellas. Esta sustancia es una forma económica para que los cultivos sean más resistentes a los efectos del cambio climático.

Una solución simple

Si bien la ingeniería genética propone soluciones a este tema, existe necesidad de alternativas de menor tecnología, fáciles y económicas.

     «Necesitamos desarrollar tecnologías novedosas, simples y menos costosas porque las plantas genéticamente modificadas son inviables en algunos países», señaló Motoaki Seki del Centro Riken, en Japón.

     Científicos de dicho centro de investigación exploran el uso de compuestos químicos seguros –etanol– para mejorar la tolerancia de las plantas al estrés ambiental.

Mejor tolerancia a altas temperaturas

Seki y su equipo descubrieron que la aplicación de etanol a las plantas antes de la exposición al calor permite mayor tolerancia a este.

     «La aplicación externa de etanol es una forma simple, económica y efectiva de mejorar la tolerancia al calor en los cultivos», explicó.

    El equipo experimentó con lechuga y Arabidopsis thaliana, la planta modelo por excelencia. Las plantas fueron expuestas a una baja concentración de etanol en el suelo durante días y se cultivaron a temperaturas altas para inducir estrés.

     Solo el 10 % de las plantas sin tratar sobrevivieron al estrés por calor; 70 % de las plantas tratadas vivieron. Esto sugiere la efectividad del etanol.

¿Cómo funciona el etanol?

Los investigadores identificaron un grupo de genes y procesos bioquímicos activados por el tratamiento con etanol.

     La respuesta aumenta la producción de la Proteína de Unión-3. Esta participa en la adaptación al estrés dentro de la célula vegetal. Con ello mitiga los efectos del mal plegamiento de las proteínas que ocurre durante el estrés por calor.

     «Aprender más sobre este mecanismo revelará formas de mejorar el efecto protector y ajustarlo para beneficiar más cultivos», finalizó Seki.

      El estudio se publicó en Plant Molecular Biology, revista científica internacional dedicada a la investigación biológica. El Centro Riken es una institución masiva de investigación de ciencias naturales en Japón.

Fuente: Plant Molecular Biology