• Mié. Ago 4th, 2021

José Javier Medina Romo: un aliado firme del manejo biorracional

  • Una de sus mayores satisfacciones es haber reducido la carga química de los suelos en la empresa donde labora

  • Comparte su trayectoria como gerente de entomología de Rene Produce

José Javier Medina Romo, gerente de entomología de Rene Produce (empresa productora de hortalizas con operaciones en Sinaloa y Jalisco, México) es un agrónomo preocupado -y ocupado- por la sustentabilidad de la producción en pro del medioambiente y de los alimentos saludables.

      En esta empresa mexicana producen diversos cultivos hortícolas, siendo el tomate saladette el cultivo con la mayor área de producción, sin embargo; también cultivan tomate bola, pepino europeo y slicer, berenjena, chile rojo y verde, así como algunos lotes con maíz o sorgo, los cuales son utilizados para rotar los cultivos de campo abierto.

     “En Culiacán tenemos aproximadamente 350 hectáreas de mallasombra más 63 de invernadero; 84 de chile rojo en campo abierto, 20 del chile verde y 60 de berenjena”.

El origen de su pasión agronómica

Este joven agrónomo comparte que la raíz de su vocación vino de su abuelo, Octaviano Romo. “Mi abuelo era ejidatario, un pequeño agricultor. Él producía frijol y maíz en Palos Verdes, Guasave (Sinaloa)”.

    “Me gustaba acompañarlo a sus parcelas y ver las actividades que se realizaban. Desde ahí se originó mi atracción por el campo, comenzando por cómo mejorar la productividad y eficiencia de los cultivos mediante el riego”.

     De mi abuelo me encantaba su fuerza de voluntad, pues a pesar de tener una edad avanzada seguía trabajando con herramientas de campo, como machete, pala, azadón; tarea que se necesitara hacer en la parcela, él se encargaba. Cuando lo acompañaba a sus terrenos, como aún era muy pequeño, mi única tarea era llevarle agua y comida”.

     “Cuando miraba los cultivos, sentía una alegría inmensa: me producía una sensación de relajamiento. La sensación de estar en el campo, al aire libre, no sentirte tan prisionero en una oficina, eso para mí es esencial y es parte del porqué decidí ser agrónomo”, comparte.

El camino para convertirse en un profesional

Llevando consigo un profundo cariño por el campo, José Javier ingresó a la Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma de Sinaloa, en donde, evoca, descubrió otra área del campo que lo apasionaría y finalmente influenciaría su vida profesional en la actualidad: la parasitología.

     “Salí de la universidad, con especialidad en protección vegetal. Posteriormente obtuve una maestría en ciencias de la producción agrícola. Pertenezco a la generación 1999-2004 de la licenciatura, y de maestría 2006-2008”, puntualiza.

Aprendizaje en un laboratorio de crianza de insectos

“El ingeniero Angulo Bojórquez en ese entonces tenía un laboratorio de crianza de Chrysopa y Trichogramma. Posteriormente, me invita a su laboratorio para aprender las técnicas de crianza de esos organismos”.

     José Javier rememora que en el laboratorio criaban a la palomilla de los cereales (Sitotroga cerealella); tomaban sus huevecillos para la comida de la Chrysopa y también para que los parasitaran los Trichogramma.

     El Trichogramma es un parasitoide de huevecillos de lepidópteros, mientras que la Chrysopa es un depredador general, efectivo contra pulgones y mosca blanca. Estos organismos benéficos se aplican en las hortalizas, explica José Javier

     “Todo esto influyó en el manejo que practico en los cultivos que tengo a mi cuidado: manejos cada vez más biorracionales, con productos de origen biológico. Soy 100 % partidario de esta opción más amigable con el entorno ambiental”.

El artículo completo está disponible en el número 34, páginas 14 a 18, de su revista Agro Excelencia

Descargar vol. 34