• Vie. May 27th, 2022

José Luis Martínez Carrillo: Un líder contra la resistencia a insecticidas, mosca blanca y el psílido asiático

  • Estableció estrategias de control poblacional para mosca blanca en Sonora, Sinaloa y otros estados en México.

José Luis Martínez Carrillo es un experimentado investigador, docente y asesor agrícola. Entre sus aportaciones destacan el establecimiento de estrategias de Manejo Integrado de Plagas en diversos cultivos y la prevención de la resistencia a insecticidas en México, a través de promover el uso racional de plaguicidas.

     Además, contribuyó al manejo de plagas agrícolas que representan un gran desafío para los productores, como la mosca blanca y el psílido asiático, vector del huanglongbing (HLB), en varios estados de la República.

     Es doctor en ciencias por parte de la Universidad de California, Riverside, en Estados Unidos de América, donde investigó sobre el manejo de la resistencia a insecticidas.

     Es vinculador y profesor investigador en el Instituto Tecnológico de Sonora y asesora a Citrícola el Yaqui, una organización de productores de cítricos, del Valle del Yaqui, en Sonora. El Dr. Martínez Carrillo, radica en Ciudad Obregón, Sonora, y narra para Agro Excelencia sus vivencias y desafíos profesionales.

Mosca blanca en México: un reto

Para Martínez Carrillo uno de los desafíos en México fue la llegada de la mosca blanca. Esta plaga que causó revuelo no solo en este país, sino en todo el mundo.

     “Entre 1991 y 1992 ingresó a México la mosca blanca. Sinaloa tuvo un problema muy serio alrededor de 1995 y la plaga terminó con la siembra de soya. En el sur de Sonora, afectó enormemente dicho cultivo, además de ajonjolí. Ambos fueron eliminados del padrón de cultivos de esta región. Para enfrentar este reto formé un grupo técnico fitosanitario, para dar seguimiento a los problemas fitosanitarios que se presentan en el sur de Sonora”.

     En principio nos enfocaremos a su participación para resolver el desafío de mosca blanca en Sinaloa. Para la resolución y análisis de la problemática, impartió  pláticas a los productores de Culiacán, en la Asociación de Agricultores del Río Culiacán.

     “Trabajé con numerosos grupos del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP). ¿Cuál fue la propuesta? Orden, Disciplina, Oportunidad y Eficiencia (ODOE) en el establecimiento de acciones. Por ejemplo, la prevención con fechas de siembra y destrucción de residuos de cosecha: todo el tiempo debe existir un periodo libre de hospederas preferidas de la mosca blanca”.

Estrategias contra la mosca blanca

La mosquita blanca en 1991 o 1992 entró a México por el Valle Imperial de California, Estados Unidos, y empezó a invadir el Valle de Mexicali, rememora nuestro entrevistado.“Comenzamos a fraguar un plan estratégico para manejo de mosca blanca en conjunto con especialistas del área de California, porque de allá provenía el problema”.

     “La mosquita blanca en nuestro país primero atacó el algodón en el Valle de Mexicali y alfalfa; de hecho, se cree que la plaga entró a México en pacas de alfalfa, pero esto nunca se comprobó”.

     “Tras investigar, propusimos implementar fechas de siembra estrictas, eliminar residuos de cultivos, control de maleza hospedera y el uso racional de insecticidas”.

     “No se debían usar piretroides al inicio del ciclo porque matan todo: había que retrasar esas aplicaciones hacia mediados o finales del cultivo. Al principio se entra con productos suaves, como reguladores de crecimiento, jabones  y aceites, para retrasar la aplicación de productos de amplio poder residual”.

     “Aproximadamente 50 % de la producción se perdió en el Valle de Mexicali y desde entonces la siembra de algodón casi desapareció: estaban las plantas llenas de fumagina, con la fibra manchada y escurrida. La soya en el sur de Sonora se eliminó como cultivo de verano, el cual una vez reducido el problema de mosca blanca con el manejo establecido se volvió a sembrar”.

El artículo completo puede encontrarlo en el volumen 41 de revista Agro Excelencia.

Descargar vol. 41