• Mié. Ago 4th, 2021

Prevención y control de nematodos en cultivos hortícolas

Prevención y control de nematodos en cultivos hortícolas

Miguel Ángel Sánchez Castro. Maestro en ciencias

Fitoprotección-Laboratorio y Asesoría Técnica

  • Barbechos y rastreos del suelo en verano y rotación de cultivos son algunas medidas para su control

Con los nematodos se considera extremadamente difícil de estimar las pérdidas precisas. Además del daño directo, ocasionado en el proceso de infección y alimentación, debe considerarse la acción de hongos y bacterias.

Daños

Los nematodos causan daños a las plantas, principalmente, porque segregan sustancias químicas tóxicas (enzimas); su función es desdoblar el contenido citoplasmático de la célula vegetal que parasitan.

     Algunas especies, como Meloidogyne sp., producen hipertrofia e hiperplasia (nodulaciones) en los tejidos radicales: antes de iniciar el proceso digestivo, inyectan al huésped sustancias análogas a fitohormonas. Así, provocan que las células infectadas se agiganten, y las vecinas se reproduzcan descontroladamente. Esto dificulta la circulación de agua y nutrientes.

Las plantas atacadas por esta plaga manifiestan síntomas semejantes a deficiencias nutricionales, achaparramiento, clorosis, poco desarrollo, marchitez y muerte.

Barbechos y rastreos

Está basado en la alta susceptibilidad de los nematodos a la deshidratación por la radiación solar y temperaturas altas. Este método puede ser útil en regiones que no producen hortalizas en verano y existen temperaturas y radiación solar altas. Consiste en aplicar barbechos y rastreos para exponer a los nematodos al sol, y reducir poblaciones antes de plantar o sembrar.

Rotación de cultivos

Para lograr el mejor resultado con este método, es recomendable rotar hortalizas con monocotiledóneas, o con cultivos de poco demanda de agua para producir: un ejemplo es el cártamo en Sinaloa.

     La rotación entre hortalizas no es eficiente: uno de los nematodos más importantes, Meloidogyne sp., tiene un rango de hospederas muy grande, sobretodo en dicotiledóneas.

El artículo completo está disponible en el número 2, páginas 6, 7 y 8, de su revista Agro Excelencia.

Descargar vol. 2

Deja una respuesta