Un nuevo enemigo aparece en fresa: Neopestalotiopsis

Un nuevo enemigo aparece en fresa: Neopestalotiopsis

  • Este patógeno, originalmente calificado como inofensivo, se reporta además infectando a arándano, frambuesa y zarzamora
  • Se dispersa mediante el salpique, por lo que la lluvia es un factor de riesgo
  • Aún no se han encontrado fórmulas químicas para controlar este hongo

En las últimas temporadas de producción se ha reportado en Michoacán, México, una nueva enfermedad en los cultivos de frutillas o berries, especialmente en fresa: Neopestalotiopsis sp.

     Este es un hongo originalmente considerado inofensivo para las plantas, de acuerdo con Ángel Rebollar Alviter, doctor en fitopatología por la Universidad Estatal de Ohio (EE. UU.) y miembro del Sistema Nacional de Investigadores por parte de la Universidad Autónoma Chapingo, en su Centro Regional en Morelia, Michoacán, México.

Foto: Ángel Rebollar Alviter

Un reto nuevo

Neopestalotiopsis sp. es un problema nuevo, pues antes solamente era considerado como un hongo oportunista y saprófito; no obstante, desde hace unos años se ha encontrado atacando fuertemente a cultivos de berries, como arándano, provocando muertes regresivas, cánceres en los tallos y en las bases, entre otros problemas”, explica el experto.

     Este hongo también se ha encontrado atacando a frambuesa y zarzamora, pero el problema más fuerte se está detectando en el cultivo de fresa. “Los síntomas en dicho cultivo se solían confundir con otros hongos, como Fusarium, Pythium o Phytophthora; sin embargo, al indagar siempre aparecía el hongo Neopestalotiopsis”.

     Asimismo, este reto fitosanitario no solamente se reporta en las regiones de producción de frutillas de México, sino en diversas partes del mundo, como Estados Unidos, Argentina, Francia, entre otros países.

La prevención debe ser clave

En México, apunta Rebollar Alviter, es de alta relevancia tomar medidas preventivas ante este nuevo patógeno y realizar una identificación cabal del hongo, pues se conoce su género, pero no su especie.

     “Aquellos productores de berries que no hayan tomado medidas preventivas, estén preparados porque es probable que ya tengan el hongo en sus cultivos”, advierte el investigador.

     “Nunca deberían plantar o trasplantar sin hacer tratamiento de suelo, ya sea en manejo orgánico o convencional. Hasta ahora no se tienen resultados específicos en relación con fungicidas para curar o controlar Neopestalotiopsis, por lo que se sugiere prevenir el problema desde los viveros”, advierte.

Se dispersa mediante la lluvia

El experto afirma que en la parcela este hongo se dispersa por salpique, por lo que los productores en campo deben colocar los túneles lo más pronto posible, o hacerlo al mismo momento de trasplantar, pues en cuanto caen las primeras gotas de lluvia, el hongo se va a dispersar.

     “Por el tipo de estructura fungosa que tiene Neopestalotiopsis cuando salpica se va dispersando, por eso lo van a ver más donde están las estacas: las camas que están pegadas a estas son las que tienen más problemas cuando ya taparon”.

     Al momento de que llueva –explica el especialista— y caiga el agua en los frutos, los conidios se dispersan, infectando a otras plantas dentro de la parcela. “Este hongo está muy asociado a las lluvias: dependiendo de qué tanto llueva va a ser su capacidad de dispersión”.

Foto: Ángel Rebollar Alviter

Síntomas de Neopestalotiopsis en las plantas

Hay varios síntomas que se están relacionando con este hongo en fresa. “Uno puede encontrar que por lapsos generales la planta se colapsa, se apaga, mostrando ciertos síntomas en la corona de la raíz”, advierte.

     No obstante, hay ciertos patrones que diferencian el ataque de este hongo de otros, de acuerdo con el especialista. “Los colapsos que puedes encontrar con Neopestalotiopsis pueden ser confundidos por los producidos por otros hongos, como Phytophthora o Colletotrichum. El detalle es encontrar las diferencias y deducir mediante las condiciones de humedad relativa y temperatura cuál es el hongo que está teniendo el factor ahí”.

     “Un síntoma característico de Neopestalotiopsis es la coloración blanca rodeada por bordes de color más oscuro en la corona, contrario a Fusarium, que suele ser rojo oscuro; en cuanto a Colletotrichum, el daño es más aperlado”.

     Según el investigador, las manchas que provoca el hongo en las hojas son muy típicas y los frutos dañados adquieren una tonalidad dorada o bronceada. “Al inicio son puntitos de color café que luego van incrementando en tamaño, en un patrón de anillos concéntricos, que después deriva en un secamiento total de la hoja y otras partes de la planta”.

Las plantas madre, una posible fuente de enfermedad

El especialista advierte que otro punto que se debe considerar para propiciar la sanidad en la parcela es que la planta venga limpia desde los viveros.

     Al respecto, el especialista advierte que las plantas madre que sirven para viveros vienen ya con problemas, como Fusarium o Botrytis, incluso se han encontrado algunas que vienen con Neopestalotiopsis. “Es necesario que los productores y las autoridades presionen a los proveedores de plantas madre a que envíen material libre de patógenos”.

     “La prevención es una cadena que viene desde los proveedores de plantas madre, a quienes les tenemos que exigir plantas libres de patógenos, y luego es realizar acciones en la producción de plántulas y en campo al momento de trasplantar: debe haber una corresponsabilidad”, concluye Ángel Rebollar Alviter.

Fuente: Agro Excelencia volumen 31

https://www.agroexcelencia.com/volumenes/AgroExcelencia-Volumen-031.pdf

POST RELACIONADOS