Divulgan estrategias para combatir y evitar el virus rugoso del tomate

  • SENASICA da instrucciones para limpieza de instalaciones.

El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Alimentaria (SENASICA) emitió recomendaciones y medidas para evitar la propagación y propiciar la eliminación o inactivación del inóculo del virus del fruto rugoso café del tomate (ToBRFV), tanto a campo abierto como invernadero.

     Lo anterior ante el riesgo identificado por la presencia de este virus en algunos sitios de producción de tomate (Solanum lycopersicum), chile (Capsicum spp.) y berenjena (Solanum melongena) en México.

Consejos para limpieza de estructuras

Para la limpieza de estructuras, la dependencia federal recomendó eliminar, primero que nada, todos los desechos de la cosecha. En el caso de cultivos infectados por el virus, explicó que es mejor embolsar y eliminar de inmediatamente sus desechos: cualquier fuga y escape de estos tejidos, permitirá también evadir al virus y posiblemente llevar infecciones a otros lugares.

     Por esta razón, es necesario quemar o enterrar profundamente el material infectado o llevarlo inmediatamente al vertedero: nunca volcar el material vegetal infectado en el campo abierto o dejar que se  incorpore al suelo en los campos.

     La estructura entera debe ser lavada, con o sin detergente, teniendo especialmente cuidado con la tubería de arriba, para remover todos los desechos que se puedan acumular, evitando salpicar la suciedad sobre la estructura.

     Para iniciar el proceso de desinfección, este debe ir desde la parte trasera a la parte delantera del invernadero (entrada). Desinfectar la estructura mojando las superficies secas con desinfectante viricida. En este caso, SENASICA recomendó evitar el uso de un compuesto de amonio cuaternario en estructuras de vidrio, porque tales sustancias pueden marcarlo.

     Por norma general, los desinfectantes con propiedades viricidas tienen que ser utilizados en concentraciones más altas y por lo menos tener varios minutos de exposición para lograr inactivar al virus.

El artículo completo está disponible en el número 26, páginas 21 y 22, de su revista Agro Excelencia.

Descargar vol. 26

Deja un comentario:

POST RELACIONADOS