Estrategias para un control efectivo de ácaros

Cecilio Castañeda Cabrera. Maestro en ciencias

Gowan Mexicana

  • Entre los depredadores naturales más eficaces del ácaro están Phytoseiulus persimilis y Neoseiulus californicus

  • Imprescindible el monitoreo de esta plaga para su manejo

Los ácaros constituyen el grupo más importante dentro de las especies plaga de las plantas cultivadas, después de los insectos. En México se pueden generar pérdidas de hasta el 80 % de la producción, debido principalmente a su alto potencial reproductivo (Soto et al., 2011).

     Su manejo es complicado porque son organismos muy adaptables a las condiciones del medio, generan resistencia a los agroquímicos utilizados para su control y el reconocimiento de las especies asociadas a los diferentes cultivos es complejo, por lo que es relevante conocer los principales aspectos taxonómicos y biológicos de los ácaros.

Control de ácaros en solanáceas

En solanáceas y en todos los cultivos se busca minimizar los efectos negativos de las plagas con métodos de control que van desde la utilización de métodos físicos, biológicos, químicos y la integración de los mismos.

     Para el control de ácaros es imprescindible realizar monitoreos que deben ser implementados periódicamente para detectar la presencia de la plaga, su distribución y evolución (Maniania et al., 2016).

     El monitoreo de los ácaros consiste en revisar con una lupa el envés de dos a tres hojas por planta de los estratos superior y medio, iniciando en los bordes de las parcelas o del invernadero. También es recomendable colocar una hoja de papel blanca debajo de las hojas y brotes de los cultivos. Posteriormente mover o golpear levemente las hojas de las plantas, provocando una caída de los ácaros cuando están presentes. Las plantas dañadas o infestadas deben ser marcadas para observar la evolución de la incidencia.

Métodos de control

  1. Control cultural

Las medidas sanitarias previas al cultivo tienen que ver con la higiene del invernadero y las parcelas adyacentes. Se debe mantener limpio el invernadero desde el momento que finaliza el cultivo precedente, así como controlar las malas hierbas fuera del invernadero y monitorear mediante muestreos las plantas adventicias.

     Durante el desarrollo del cultivo, el monitoreo constante y la limpieza dentro y fuera del invernadero son necesarios. Además, es recomendable controlar la humedad relativa y no exceder en la fertilización nitrogenada.

  1. Control biológico

Los depredadores naturales son la primera alternativa para el control de ácaros. Los más importantes son Phytoseiulus persimilis, Amblyseius californicus y Amblyseius swirskii, Neoseiulus californicus, Feltiella acarisuga y Neoseiulus californicus.

     Cada depredador tiene la ventaja de alimentarse exclusivamente de los adultos de la plaga y algunos también de los huevos y las larvas; además se pueden combinar entre ellos e incluso, en el caso de Phytoseiulus, con plaguicidas (Cote et al., 2002), ya que resiste a residuos de distintos tipos de acaricidas.

El artículo completo está disponible en el número 24, páginas 9, 10 y 11, de su revista Agro Excelencia.

Descargar vol. 24

POST RELACIONADOS