Cómo reducir riesgos de contaminación

Cómo reducir riesgos de contaminación

Jorge Humberto Siller Cepeda. Doctor en ciencias.

Gobierno del Estado de Sinaloa

Hace 20 años se publicó en Estados Unidos de América (EUA) la Guía para reducir riesgos de contaminación en productos frescos (FDA, 1997).En México, hace 15 años, se editó el Manual de Buenas Prácticas Agrícolas. Guía para el agricultor (SAGARPA, 2002); ambas Guías mostraron, a través de fotos y textos, aspectos básicos para reducir los riesgos. Estas recomendaciones son aún válidas y se incluyen algunos de los temas más importantes como recordatorio para su implementación.

Agua

Bajo cualquier circunstancia en que el agua tenga contacto con el producto fresco, su calidad química y microbiológica dicta el potencial para una contaminación microbiana.

     Con el agua para riego identifica su fuente y distribución. También mantente alerta del uso actual e histórico del terreno de siembra, y revisa las prácticas existentes y las condiciones para identificar fuentes potenciales de contaminación.

     En el caso de agua para procesos se recomienda seguir las Buenas Prácticas de Manufactura para asegurar que la calidad de esta es adecuada desde el inicio y a través de todos los procesos.

     Mantén la calidad del agua realizando análisis periódicos de contaminación por microbios. Efectúa cambios de agua regularmente y limpia y desinfecta las superficies de contacto por el agua.

     Los químicos antimicrobianos pueden ayudar a minimizar el potencial de contaminación microbiológica que puede ser diseminado por el agua de proceso; los niveles de químicos antimicrobianos deberán ser monitoreados rutinariamente y registrados en bitácoras para asegurar que se mantienen en los niveles apropiados.

Operaciones de enfriado

Mantén las temperaturas que promueven una óptima calidad de productos y minimicen el crecimiento de patógenos.  Conserva el aire frío y los equipos de enfriamiento limpios y desinfectados.

     Asimismo mantén el agua y el hielo limpios y desinfectados: produce, transporta, y almacena el hielo en condiciones sanitarias.

Estiércol y biosólidos

El estiércol o los biosólidos tratados apropiadamente pueden ser fertilizantes efectivos y seguros.

     Si el estiércol es utilizado como fertilizante deberá ser manejado para minimizar peligros microbiológicos.

     Las regulaciones federales de Estados Unidos dictan los requerimientos para el uso de biosólidos. Asimismo, algunos estados también tienen requerimientos específicos para el uso de biosólidos.

El artículo completo está disponible en el número 18, páginas 9, 10, 11 y 12, de su revista Agro Excelencia.

Descargar vol. 18

Deja un comentario:

POST RELACIONADOS