• Dom. Oct 24th, 2021

Miguel Ángel Medina Muñoz: responsabilidad y disposición, el camino del éxito profesional

  • El técnico de campo relata cómo ha sido su vida profesional en Agricultura Controlada
  • Comparte su experiencia en pepino como gerente de entomología
  • Expresa el profundo agradecimiento hacia la persona que lo formó y lo propulsó siempre a seguir adelante: su madre

El quehacer agronómico no solamente exige una amplia gama de conocimientos, sino vocación y valores humanos, opina Miguel Ángel Medina Muñoz, actual gerente del área de entomología y fitopatología de Agricultura Controlada (AgriCo).

     Situada en la sindicatura de Costa Rica, en Culiacán, Sinaloa, México, AgriCo se especializa en la producción de pepinos, con algunos lotes de bell pepper, con un área de producción de aproximadamente 120 hectáreas, todo bajo mallasombras.

     El técnico de campo comparte en entrevista para Agro Excelencia la historia que lo llevó a apasionarse y enamorarse de su trabajo, y el orgullo que siente al formar parte del gran engranaje que es la agricultura.

La familia, su motor desde sus inicios

Miguel Ángel estudió en la Universidad Autónoma de Sinaloa, en la Facultad de Agronomía, perteneciente a la generación 2006-2010. Relata que su principal motivante para querer ser agrónomo fue su familia, especialmente su madre, Gloria Muñoz Balaguer, quien infortunadamente ya no nos acompaña más en este mundo.

     “Provengo de una familia 100 % de campo. Mis padres siempre estuvieron trabajando en diferentes labores en una agrícola: mi papá (Miguel Ángel Medina López) era mayordomo y mi mamá trabajó como jornalera y en los invernaderos en producción de plántulas. Eso fue lo que inicialmente me llevó a estudiar agronomía: nací en un campo agrícola, perteneciente a la sindicatura de Costa Rica, en Culiacán, Sinaloa”.

     Miguel Ángel relata que sus tiempos de estudiante fueron difíciles, principalmente por la carencia económica. “Por azares del destino mis padres no pudieron hacer vida juntos y le tocó a mi mamá llevar las riendas del hogar para criar a sus hijos”.

     “Gracias a mi mamá logramos salir adelante. No fue fácil el estudio ni la preparación, pero siempre la motivación por parte de ella fue un factor muy importante para no dejar de luchar y perseverar”, narra.

El recuerdo de una influencia muy positiva

El gerente de entomología en AgriCo revive el recuerdo de una persona que influyó mucho en su carrera y en su vida como agrónomo durante sus tiempos de estudiante: Miguel Ángel Sánchez Castro, que en paz descanse. “Con él me tocó hacer mi servicio social, y gracias a él tuve la oportunidad conocer la empresa en la que ahora laboro. Esta gran persona influyó para que me acercara y relacionara con los ingenieros encargados de Agricultura Controlada”.

     “Él era un asesor, profesor jubilado de la Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma de Sinaloa, un hombre con una extraordinaria experiencia, tanto en el sentido profesional como en el sentido humano. Fue una persona bastante preparada e inteligente. Un asesor muy reconocido de agrícolas del valle de Culiacán y fuera de Sinaloa. Él tenía un laboratorio en donde analizaba plantas, especialmente enfocado en enfermedades causadas por hongos, bacterias, virus, nematodos. Esa era su especialidad”, recuerda.

Agricultura Controlada, su hogar

Al terminar con su carrera, nuestro entrevistado afirma que corrió con mucha suerte, pues desde que egresó de la Facultad empezó a trabajar en Agricultura Controlada, lugar en el que ha ejercido durante toda su vida profesional.

     “Por medio de don Miguel Sánchez empecé a laborar en AgriCo. Comencé siendo auxiliar del área de plagas y enfermedades, como era de esperarse siendo un estudiante recién egresado, sin experiencia de campo. Me siento muy agradecido con Agricultura Controlada por darme la confianza y el apoyo hasta hoy en día, para seguir trabajando para ellos”, expresa.

     El ingeniero agrónomo recuerda que se sintió muy feliz cuando consiguió el trabajo en esta agrícola, pues es el reflejo de años de mucho esfuerzo y sacrificio, no solamente de él, sino de toda su familia. “Cuando se es estudiante uno siempre sueña con ejercer su profesión, con tener trabajo en tu área, obviamente sueñas con crecer poco a poco en todos los aspectos, tanto personales, profesionales y económicos también. Empecé a trabajar en AgriCo desde el 2010, mismo año en el que egresé”.

El artículo completo está disponible en el número 31, páginas 14 a 18, de su revista Agro Excelencia.

Descargar vol. 31