• Vie. Abr 16th, 2021

El virtuoso círculo de la producción orgánica

Mariano López Valencia
Maestro en ciencias
Divemex

  • La agricultura orgánica, amiga de alimentación saludable y del medioambiente

  • El secreto para conservar un suelo sano; la interacción microorganismos-planta

  • Insectos benéficos y microorganismos, aliados nobles y al alcance

Hay muchas motivaciones para empezar un manejo orgánico, como la sustentabilidad de la producción agrícola, la reducción del impacto al medioambiente y poner en circulación alimentos más saludables.

     Los esfuerzos realizados al comenzar una operación orgánica son en pro de la fauna benéfica y entender que la naturaleza está diseñada para mantener balances en los sistemas agroecológicos.

     En este artículo se repasarán experiencias en el manejo orgánico practicado en Divemex, una empresa especializada en la producción de pimientos o chiles bell pepper para exportación, ubicada en Culiacán, Sinaloa, México.

¿Por qué vienen las plagas y enfermedades?

Las plagas y las enfermedades son provocadas por los seres humanos, derivado de desbalances en los agrosistemas, manejos erróneos o uso excesivo de químicos. Así se propicia que las plantas sean más susceptibles a enfermedades o ataques de plagas.

     Para empezar con el pie derecho con un proyecto orgánico es necesario entender esos desbalances y tomar consciencia de la cantidad tan alta de productos tóxicos usados en la agricultura, y la magnitud de las enfermedades ocasionadas en las personas, animales y plantas.

Los cultivos se defienden por sí mismos

Una planta tiene la capacidad, igual que el sistema inmunológico humano, de defenderse contra las enfermedades. En un ambiente bien adaptado, en donde la planta desarrolle su proceso sin estrés, se le estará dotando de los medios indispensables para cuidarse ella misma.

     Cuando se aplican sustancias tóxicas para eliminar alguna enfermedad o plaga, el cultivo requiere desdoblar esos productos, y cuando eso sucede bajan sus defensas y se vuelve más susceptible a lo que querías curar: es un círculo vicioso que normalmente se forma. ¿Y entonces qué pasa? Te enganchas aplicando químicos reiteradamente, queriendo sanar algo que de manera natural la planta puede controlar.

     Cuando observamos que los cultivos orgánicos son más tolerantes a las enfermedades, no te la crees, simplemente lo vives y es maravilloso. La naturaleza provee para cada plaga un insecto que la controla, es increíble.

Cuidando a los polinizadores

Dentro de nuestros cultivos convencionales operamos un concepto de agricultura sustentable, donde el control de plagas es integral. En su totalidad se han excluido herramientas que alteran el medioambiente, porque en el mercado existen productos muy tóxicos para las abejas y otros polinizadores. Tenemos una certificación que nos avala como productores que salvaguardamos estos organismos benéficos.

El artículo completo está disponible en el número 34, páginas 2 a 5, de su revista Agro Excelencia

Descargar vol. 34